afronta-el-problema

Afronta el problema

Uno de los valores diferenciales de España es su gastronomía. Nuestro país es reconocido a escala mundial como el paradigma de la dieta mediterránea con el aceite de oliva como piedra angular. Sin embargo, un dato llama especialmente la atención. España se sitúa en los primeros puestos del ranking de obesidad infantil. Algo falla. Hay piezas del engranaje que han dejado de funcionar.

El problema está identificado: alimentación poco saludable y escasa actividad física. El qué está claro. Comida industrial en manos de expertos de la publicidad y el marketing. Qué difícil competición la de un plato de verdura o una pieza de fruta frente a una sabrosa hamburguesa a un precio irrisorio que además viene acompañada de un juguete. O frente a un bollo relleno de crema de delicioso chocolate. Qué difícil conseguir que coman patata hervida y pescado al horno y qué bien comen las patatas fritas y la merluza rebozada, crujiente y frita, con forma de varita o de estrella. Cómo cuesta ir de excursión al campo o a dar una vuelta en bicicleta el sábado por la mañana, con lo cansados que estamos de toda la semana. Qué tranquilos se quedan jugando a la videoconsola durante horas y horas. Apenas se pelean. Las tramas se complican y multiplican, pero es un lujo poder afrontar el problema.

Desde Liberorum estamos convencidos de que los niños son la clave para la generación de hábitos saludables en la familia. Sabemos de su capacidad para aprender todo aquello que les interesa, y sabemos lo que les interesa: jugar, divertirse, sentirse queridos. Hemos empezado un viaje para empezar a jugar con ellos a tener una vida más sana. Hemos empezado a cocinar con los niños, y no para los niños. Somos impulsores del programa Cocina con Clan, vamos a entrar en la escuela y a crear divertidos talleres donde los niños serán los protagonistas. Sabemos que un niño feliz no siempre es un adulto sano. Tú: su padre, su madre, su tía, su hermano, su abuela; tú puedes ser su mejor aliado.

Sin Comentarios

Inscribe tus palabras

Arriba