ya-no-vale-cualquier-cosa

Ya no sirve “cualquier cosa”

Una joven pareja lleva a su hijo a una visita rutinaria al pediatra. El bebé acaba de cumplir un año y está lleno de vitalidad. El doctor realiza la revisión normalmente y, al finalizar la consulta, los padres primerizos le preguntan: oiga doctor, ¿y a partir de qué edad podemos empezar a educar a nuestro hijo? A lo que el médico responde: bueno…han perdido ustedes un año.

“Los niños no nacen con un manual bajo el brazo”, “los padres lo hacen lo mejor que pueden”, “nadie te enseña a ser padre”, “trabajo muchas horas”. Se acabaron las excusas. Y se acabaron porque cuatro de cada diez niños en este país tienen sobrepeso. Y esto no tiene nada que ver con los cánones de belleza ni la aceptabilidad social, no. Se trata de salud, de bienestar, de presente y de futuro. No perdamos el tiempo buscando culpables, pero asumamos la responsabilidad que nos toca. Es el momento de cambiar. Hábitos, discursos, posturas, horarios… Es el momento de preguntar y pedir ayuda. En el colegio, en el médico, en el nutricionista, en el psicólogo, en un coach… Donde sea, pero es el momento de aprender. Empezamos ya. Empezamos con la próxima lista de la compra. Con la próxima tarde que te toca quedarte con los niños. Ya no sirve desayunar rápido o cenar cualquier cosa. Ya no sirve ponerles un vídeo y olvidarte. “No salimos a la calle porque hace frío y el nene se constipa”. Amigo mío. Abriga a tu hijo, dale un buen desayuno cada día. Un vaso de zumo de naranja, un par de cucharadas de miel y una tostada con aceite de oliva. Un vaso de leche y cuatro galletas. Ocúpate de que haga deporte, de que se mantenga activo y participativo.

Creatividad, imaginación: juega con tu hijos a llevar una vida sana. El problema no es que se constipe el nene. No más excusas ni justificaciones. El conocido como ocio pasivo -televisión, ordenadores, videojuegos, etc- y la ausencia del hábito del desayuno son dos factores determinantes en el sobrepeso y la obesidad en la infancia. Lo dice el Estudio Aladino 2013, de prevalencia de la obesidad infantil. Según el mismo podemos hablar de una tendencia a la baja del sobrepeso infantil respecto a los anteriores datos del año 2011. Un 24,6% de los niños tienen sobrepeso y un 18,4% obesidad. Total: 43%, 2,3 puntos menos. Cuatro de cada diez niños. La cifra sigue siendo alarmante.

Sin Comentarios

Inscribe tus palabras

Arriba